Este sitio en la red pretende ser un lugar de encuentro entre cuantos nos preocupamos por el futuro de los parajes más notables de la naturaleza. Creemos posible conseguir un desarrollo sostenible. De todo eso queremos hablar los abajo firmantes (*), y también acoger en estas páginas virtuales los comentarios y opiniones de los interesados en estas comarcas castellanas. Así es que, amigos y amigas, entren en este sitio y lean y escriban sobre sus preocupaciones y esperanzas.

lunes, 3 de octubre de 2011

Pista de las cabras


LOS INDECOROSOS RESTOS DEL DESTROZO PERPETRADO HACE AÑO Y MEDIO EN EL CORAZÓN DEL PARQUE REGIONAL DE LA CUENCA ALTA DEL MANZANARES

Hace ya año y medio, el martes 27 de abril de 2010, denunciábamos en este mismo blog los destrozos causados en la vertiente meridional de la Najarra por la apertura de una pista forestal para acceder a las jaulas-trampa colocadas con el fin de capturar cabras monteses, cuya superpoblación constituye un serio problema en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. Con ello, el responsable directo de tal despropósito, José Lara Zabía, jefe del Área de Conservación de Flora y Fauna Silvestre de la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, ingeniero de montes y empedernido cazador, nos devolvió de golpe y porrazo a los años setenta del pasado siglo, a aquellos tiempos en los que el ICONA aterrazaba laderas enteras con excavadoras para repoblarlas con pinos, y en los que se ignoraba olímpicamente cualquier consideración encaminada a conservar los valores geomorfológicos o paisajísticos de las montañas españolas.
Al igual que se hacía en aquella época, en esta actuación se han vuelto a emplear únicamente criterios cinegéticos de tipo productivista, pasando por alto la existencia en la zona de otras especies de fauna muy sensibles a la presencia humana, como la pareja de águilas reales que suele anidar en los abruptos paredones rocosos meridionales de esta montaña. Curiosamente, parece ser que el único biólogo que trabajaba para la Dirección General de Medio Ambiente fue cesado por el señor Lara Zabía en 2009.
No vamos a volver a insistir sobre los irreparables destrozos producidos en esta ladera del Hueco de San Blas el Viejo (uno de los parajes más hermosos y salvajes de la sierra, incluido en la zona de máxima protección del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares), ya que a ellos nos referimos ampliamente en aquella ocasión en DESDE LA SIERRA:
http://desdelasierradeguadarrama.blogspot.com/2010/04/destrozos-en-la-vertiente-sur-de-la.html
Pero sí queremos recordar, con mucha amargura, que estos daños se podrían haber evitado, simplemente con el empleo de mulas, u otro medio igualmente inocuo, para sacar las cabras capturadas en las jaulas-trampa, métodos mucho más caros pero siempre preferibles a la opción de arrasar y alterar completamente la fisonomía de la montaña, como se ha hecho.
Hace unos pocos días, recorriendo otra vez el escenario del desastre, quien esto escribe pudo tomar la foto que ilustra esta entrada al blog, tras descubrir con no poco asombro las cadenas de uno de los “bulldozer” (o cómo demonios se llamen esos destructivos armatostes) tiradas y semienterradas en el talud de la pista forestal. Sin duda, a la empresa adjudicataria de las obras le resultó más cómodo abandonar estos pesados y engorrosos desechos que retirarlos del monte, como parece obligado en toda actuación encargada por la Consejería de Medio Ambiente. Sus torpes intentos para ocultar los restos fueron inútiles, y gracias a ello aquí va un insustituible documento gráfico que sirve para hacerse una idea del calibre de esta incalificable chapuza…



Julio Vías



3 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo, Julio, en casi todo. Pero hay un argumento que no entiendo y que usais muchos defensores de la naturaleza de cuya buena fe no cabe dudar. Me recuerda algo que le oí decir hace más de cuarenta años a José Antonio Valverde, en el Coto de Doñana:

    "No sé cómo convencer a mis amigos ecologistas enemigos de la caza de algo tan evidente como es el que la mejor manera de evitar el exceso de población de una especie es un predador eficaz. En el Coto de Doñana el ideal sería el león, pero me temo que los rocieros protestarían en cuanto el león se comiese a unos pocos de sus churumbeles. Ni siquiera tolerarían unos cuantos lobos con buen apetito. Así es que tan sólo queda el recurso a la caza hecha por los hombres".

    Y estoy seguro de que la caza tal como ahora se hace por supuestos especialistas en matar animales sin disfrutar del deporte le hubiera parecido especialmente cruel al viejo y sabio Valverde.

    Por lo demás tienes toda la razón en cuanto al destrozo intolerable (y tolerado) hecho por la pista forestal en ese paraje agreste y hermoso.

    ResponderEliminar
  2. Querido Santiago, yo nunca me opondré a la caza bien llevada, sobre todo cuando una especie se desmanda. Me quejo de que en esta ocasión sólo se han empleado criterios cinegéticos sin considerar, por ejemplo, que una pista forestal al pie de un nido de águila real conlleva inevitablemente el abandono de éste, ya que a las águlas no les gusta ver legiones de ciclistas a sus mismos pies. En todo caso, ya que se ha decidido capturar las cabras vivas, se podía haber recurrido a bajarlas con mulas por la senda antigua preexistente, como se ha hecho siempre en los cotos de caza mayor. Se ha arrasado la montaña para nada...
    Un abrazo
    Julio

    ResponderEliminar
  3. Querido Julio, pues entonces estamos por completo de acuerdo. Pero, a propósito de las águilas que hay que proteger sin lugar a duda, y si como bien dices "no les gusta ver legiones de ciclistas a sus mismos pies", me pregunto por qué no se prohibe que circulen por allí, y todavía más que circulen las motos y no digamos los quads. Es posible que todo eso ya esté prohibido, pero ¿se cumplen las prohibiciones? Sería el único caso en España de cumplir esas normas, y habría que celebrarlo.
    Un abrazo de Santiago

    ResponderEliminar

Hacemos moderación en la publicación de los comentarios solo a efectos de mejorar la comunicación, sin corregir nada de lo expuesto y así lo mantendremos si se hacen con educación y autocontrol. Se ruega apliqueis el sentido comun y el buen ejercicio de la libertad de expresión.