Este sitio en la red pretende ser un lugar de encuentro entre cuantos nos preocupamos por el futuro de los parajes más notables de la naturaleza. Creemos posible conseguir un desarrollo sostenible. De todo eso queremos hablar los abajo firmantes (*), y también acoger en estas páginas virtuales los comentarios y opiniones de los interesados en estas comarcas castellanas. Así es que, amigos y amigas, entren en este sitio y lean y escriban sobre sus preocupaciones y esperanzas.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Una huella preocupante



Reproducimos íntegramente a continuación el artículo de Antonio Sáenz de Miera publicado en el ABC del martes 9 de Octubre de 2012:


Lo de la subida de Vuelta Ciclista a las Guarramillas era una desgracia anunciada. Algunos no queríamos que sucediese nunca. Pero volvió a pasar. Es probable que ni los aficionados la recuerden a pesar de los entusiasmos de esa etapa de “éxtasis” como la tituló algún periodista.  Todo habrá quedado limpio como una patena. La Comunidad presume de eso y se toma muy en serio la tarea de que al día siguiente no quede rastro del desastre de miles de personas invadiendo una de las cumbres del futuro Parque Nacional. Ni una huella…. ¿Seguro que no quedó nada?

A mi me parece que el efecto de esa agresión supuestamente invisible a uno de los lugares más emblemáticos del paisaje de la Sierra no se puede borrar tan fácilmente. Es la huella que denuncia la falta de sensibilidad, el negocio por encima de los valores de la naturaleza. Ya no hay un precedente sino dos. Y este ha sido más grave.

Ha quedado otra huella del desastre que se puede encontrar en las hemerotecas. Nunca me hubiera enterado de ella si mi yerno no acostumbrara a traer a casa el “Marca” en nuestras vacaciones en Guipúzcoa. Era el del día 17 de agosto. En la página 31 me encontré con una noticia, con fotografía incluida, que me dejó anonadado: en “La Bola del mundo”, más o menos en el lugar en el que Giner de los Ríos reflexionaba sobre el paisaje en un atardecer que ya se ha hecho inolvidable, aparecía un flamante y lustroso coche junto a un tal señor Escartín que miraba sonriente. Una de las cumbres de nuestra Sierra convertida en el escenario de un anuncio. Se supone que las cumbres serán lugares protegidos ¿Empezamos así? ¿Este es el futuro que les espera? Me gustaría saber qué opina de este asunto Borja Sarasola, el nuevo consejero de Medio Ambiente. Me gustaría.


Antonio Sáenz de Miera